Noticias

Qué debes cuestionarte antes de renunciar

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock
Llega un punto de la vida laboral que podemos sentirnos estancados en nuestro trabajo, y ver como las oportunidades, los desafíos y también el sueldo quedaron “congelados” en el pasado. Ante esto lo más normal es que nos sintamos aburridos y queramos cambiar de trabajo cuanto antes; pero hacerlo por impulso no es una buena idea, ya que lo mejor es que evalúes bien tu decisión. Conoce algunas de las cuestiones más relevantes que tienes que pensar antes de renunciar a tu trabajo.


5 preguntas que debes hacerte antes de renunciar



1  ¿Qué tan malo es mi trabajo?

Como ya mencionamos dejar tu trabajo por un enojo puntual o por impulso puede ser una mala idea, por lo que es necesario sentarse a pensar con juicio qué tan malo es realmente tu trabajo.

Una buena forma de poner las cosas en perspectiva, es hacer una lista con lo que sí te gusta de tu trabajo y con lo que no, para poder comparar y sacar en limpio si tienes más pros o más contras.


2 – Lo que me molesta de mi trabajo, ¿tiene o no solución?

Si estás pensando en renunciar es porque estás desconforme con una o varias cosas. Tener en claro qué es lo que no te gusta de tu trabajo es fundamental para determinar si son razones suficientes para renunciar y es además el paso previo a evaluar si estas situaciones tienen o no solución.


3 – ¿He intentado solucionar lo que no me gusta?

Tienes claro que es lo que te llevaría a renunciar y si se trata de situaciones que tienen o no solución; la pregunta es ¿has hecho lo que está a tu alcance para solucionarlo, o simplemente estás muy enfadado y por eso te quieres ir?

Si la respuesta es sí pero aun así nada ha cambiado, entonces sí puede ser el momento de buscar nuevos caminos; pero sin embargo si solo te has quedas anclado en que lo que sucede no es tu responsabilidad y no puedes hacer nada, te está faltando el impulso necesario para despegar tu carrera.


4 – ¿Cuál es mi meta profesional?

Tener en claro tus objetivos profesionales es muy importante para ver si estás conduciendo tu carrera en ese sentido, o si tu trabajo actual te está sirviendo en algún sentido para estar más cerca de tu meta.

Si ves que tu trabajo se acerca a lo que quieres
no lo dejes hasta tener algo sólido, ya que te servirá para ganar experiencia mientras no llega tu próxima oportunidad laboral.


5 – ¿Tengo ahorros para solventarme?

Si vives de tu trabajo y no tienes ahorros como para solventarte por un tiempo hasta encontrar otro nuevo empleo, deberías replantearte la renuncia. Cuando tienes el dinero suficiente para pagar tus cuentas aún sin trabajo, la decisión es más fácil de tomar, pero en cambio si no tienes un respaldo económico debes pensarlo bien y tal vez no dejar tu trabajo hasta haber conseguido otro; ya lo harás más tranquilo y no tomarás cualquier trabajo que se presente solo para salir de deudas.


Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.