text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

En Panamá las mujeres se preparan más pero obtienen salarios más bajos

      
Fuente: Universia

Entre el 1999 al 2010 el salario promedio de los hombres fue de $1.142 al mes, mientras que las mujeres percibieron en el mismo período de tiempo $750. Así lo puso de manifiesto un estudio de la economista Ana Patiño. Salarios inferiores y discriminación que lleva al desempleo son dos muestras de desigualdad a las que deben hacer frente las mujeres en Panamá

 

 

Lee también
» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK 


» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes 

 

 

En 2013 los egresados de algún centro de educación superior ascendieron a 24,224 personas, de las que 16,336 son mujeres; es decir, dos tercios. En posgrados de la Universidad de Panamá las mujeres copaban un 74% de los inscriptos según el rector de esa casa de estudios, Gustavo García Paredes.

 

 

Pese a estar más preparadas, las mujeres ganan menos y pierden más su empleo en comparación con el sexo opuesto. Esto es una clara muestra de desigualdad a la que deben exponerse; y según estadísticas de la Contraloría General de la República, de las 76.126 personas que no tienen trabajo, 41.133son mujeres, lo que asciende a más del 50%.

 


“Vivimos en una sociedad patriarcal donde el sistema está hecho por los hombres que tienen paradigmas muy específicos, los cuales, por lo general, ni siquiera los beneficia a ellos”, asegura Moreno. Según la activista Haydeé Méndez, esto sucede porque el hombre tiende a ver a la mujer como inferior, y además las empresas piensan en la posibilidad de que ellas queden embarazadas y tendrán que darle licencia por maternidad o también pueden complicarse y no cumplir con el trabajo si ya tienen hijos.

 


La economista Juana Camargo asegura que las mujeres se preparan más en su formación académica debido a que entienden que la forma en la que pueden mejorar su situación es a través de la educación. Moreno por su parte entiende que los hombres estudian menos debido a que la mayoría de las familias son monoparentales donde el jefe de familia es la madre y el hijo mayor el que trae el sustento, siguiendo el paradigma del hombre proveedor. A su vez, la activista Méndez asegura que seguimos viviendo en Panamá en una sociedad patriarcal.

 

 

Según entiende Celia Moreno de la Fundación Calicanto a pesar de que hay más mujeres que se gradúan y continúan su formación no suplen las necesidades del mercado debido a que se gradúan en carreras tradicionales, y el mercado ha tenido gran crecimiento de técnicos, y los técnicos se forman en lugares a veces inaccesibles para muchas del género femenino.

 


Méndez y Camargo coinciden en asegurar que a pesar de que la mujer panameña tiene más estudios que el hombre, tal como lo demuestran las cifras oficiales, los puestos altos como las gerencias o en la política están ocupados mayoritariamente por hombres. Méndez asegura que éste problema es de “discriminación sexual”.

 

 

Las activistas consultadas aseguran que la diferencia salarial, la violencia de género y el desempleo son algunas de las cuestiones que las mujeres de Panamá deben sortear en casi todas las profesiones, aunque aseguran esto se disfraza con distintas excusas.

 


La solución estaría según la opinión de estas feministas en cambiar las políticas públicas donde se capaciten mujeres y se creen programas que eviten la desigualdad de género. 

 


Moreno entiende que el movimiento feminista es rechazado porque ha sido malentendido, y los jóvenes toman esto como una guerra de sexos. Por su lado, Haydeé Méndez ve que a pesar de que las leyes en Panamá son buenas y protegen a la mujer, habría que revisar el sistema para que regule el mejor cumplimiento de éstas. 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.