text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Un estudio cuestiona la utilidad de las redes sociales en la comunicación post-catástrofes

      
Autor: Esther Vargas  |  Fuente: Flickr

El Departamento de Comunicaciones de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Estados Unidos realizó un estudio que muestra como varió la cantidad y el contenido de los tweets generados en Estados Unidos en las semanas posteriores al 11 de marzo de 2011, cuando aparecieron las primeras noticias sobre el desastre nuclear de Fukushima. La investigación pudo constatar que la red social servía para replicar la información de medios tradicionales, pero no alteraba lo que se estaba comunicando a nivel oficial

 

Lee también
» Los jóvenes que no son usuarios de las redes sociales temen excluirse de lo que sucede en su entorno
» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK

 

El estudio se realizó sobre 2.359 tweets generados en Norteamérica durante la emergencia nuclear en las semanas posteriores al 11 de marzo de 2011, luego de la catástrofe de Fukushima. La investigación observó que el número y contenido de los mensajes enviados por la red del pajarito eran casi los mismos que la cobertura de los medios tradicionales. Es decir, la mayoría del contenido eran actualizaciones de medios como New York Times o CNN.

 

Según el autor del estudio, Andrew Binder de la Universidad de Carolina del Norte, debido a que “los tweeteros claramente no tenían conocimientos especializados sobre radiación y no encontraban a otros en Twitter o en la blogósfera que sí los tuvieran; por lo que se remitían a los medios de información tradicionales”.

 

Binder asegura además que es “preocupante” el hecho de que la percepción de riesgo disminuyera día tras día mediante el tratamiento del tema en la red. “La percepción subjetiva del riesgo disminuyó mucho más rápido que el riesgo medible, objetivo, es decir, la exposición a la radiación”, explicó el experto; que destacó que según su estudio Twitter no alteró lo que se estaba comunicando, sino que sus usuarios solo replicaban lo que ofrecían otros medios.

¿Las redes sociales son herramientas útiles a la hora de comunicar sobre desastres ambientales? ¿Cómo se puede corroborar la información que se encuentra allí? Diversos estudios han intentado echar luz sobre este asunto, llegando a conclusiones encontradas


Por su lado, el profesor asociado de comunicación en la Universidad de Estudios Extranjeros de la Ciudad japonesa de Kobe, Adam Acar, realizó junto a su colega Yuya Muraki un estudio en 2011 sobre la utilización que hicieron los nipones de la misma red social después del terremoto y tsunami que sufrió el país ese año, concluyendo que Twitter sí tiene impacto a nivel local. “Los medios sociales sí cambiaron la forma en que nos comunicamos y la velocidad con que se disemina la información”, aseguró Acar.

 

En ese estudio, los investigadores tomaron una muestra de 300 tweets generados en las 2 semanas siguientes al 11 de marzo, ya que esta fue una de las pocas herramientas de comunicación que funcionaban en los lugares afectados por el desastre y según los habitantes fue de mucha utilidad para ubicar alimento, agua y refugio en los momentos más vulnerables.

 

Contrario a lo observado por Binder, Acar y Muraki indicaron que en Japón la mayoría de los tweets provenientes de las zonas del desastre eran advertencias, solicitudes de ayuda e información que daba cuenta de la subida y bajada del mar o incendios. De igual modo sucedió con las actualizaciones de otros usuarios, que se referían a estos hechos e informaban que estaban fuera de peligro o con las cuentas de autoridades oficiales, que enviaban advertencias y fueron retweeteadas extensamente. Sobre las cuentas oficiales, los autores destacan que si bien fueron de utilidad, no se actualizaron con la regularidad que hubiera sido necesaria para evitar errores.

 

A pesar de que la herramienta fue útil en el caso de Japón, Acar asegura que hubo una gran cantidad de tweets que prestaron a la confusión, ya que los usuarios repetían informaciones erróneas; por lo que si bien es una herramienta de gran alcance y acceso abierto, es fundamental cuidar el uso que se hace de la misma para que no pierda su veracidad, sobre todo en momentos críticos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.