text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Panamá necesita invertir más en Investigación y Desarrollo

      
Fuente: Shutterstock

Según una nota del portal La Prensa, Panamá necesita una mayor inversión económica en Investigación y Desarrollo, pero estos objetivos no son tomados en cuenta como una prioridad del Estado, que invierte solamente un 0,20% del PBI anual en estas áreas. Como referencia, se calcula que se debería destinar un 1% para que el sector productivo lo invierta en búsqueda y el uso de nuevo conocimiento.

 

Lee también
» ¿Eres investigador? Conoce Innoversia, el primer portal de innovación abierta que conecta a empresas e investigadores
» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes

 


La generación de nuevo conocimiento no es prioridad en Panamá, tal como queda de manifiesto, la inversión que hace el país para el desarrollo de las áreas es reducido a pesar del crecimiento anual de casi un 7% del Producto Bruto Interno (PBI) que ha experimentado en los últimos 15 años, según afirmaciones del portal La Prensa.

 

El medio menciona las cifras reveladas por el Banco Mundial, que aseguran que solo un 0,20% del PBI del país ha sido invertido en Investigación y Desarrollo en el período comprendido entre el 2005 y el 2012, lo que corresponde a una cifra que varía entre los 40 y 60 millones de dólares, de los 46,2 millones con los que cerró el PBI en Panamá en 2014.

 

Otros países de la región apuestan un poco más alto, como Costa Rica, que invierte el 0,48%; y más allá Estados Unidos lo hace en un 2,79%. Pero Panamá con su 2,20% tiene uno de los niveles de inversión más bajos del continente, ya que el promedio de América Latina está en un 0,76% del PBI para Inversión y Desarrollo.

 

Según las declaraciones del ex secretario Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) Julio Escobar al mencionado medio, lo que se destina en Inversión y Desarrollo viene cayendo. “No hemos logrado convencer a suficientes líderes de que el conocimiento es más importante que el concreto. Nuestra historia mercantil parece impedirnos imaginar un país de ciencia, a pesar de que Panamá ha cambiado su destino múltiples veces contra todas las expectativas y que el sector servicios cada vez depende más de la ciencia”, aseguró el ex funcionario.


Asimismo, el exrector de la Universidad de Panamá y secretario Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación durante el período 1995 – 1999, Ceferino Sánchez , coincide con la visión de Escobar, asegurando que la inversión realizada no es acorde a las necesidades del país.


“La inversión de I+D es muy importante, precisamente para un país como Panamá, donde pronto su modelo de desarrollo se va a agotar y tendremos que tener empresas más competitivas de las que actualmente poseemos. La ciencia no es vista como prioridad por el tipo de modelo económico que tenemos, lo que no hace claro todavía cómo el conocimiento se hace vital para la competitividad”, aseguró Sánchez, quién de todas maneras se muestra más optimista al pensar que esta situación “va a cambiar pronto”. Para que esto suceda, asegura que “La sociedad tienen que entender mejor cómo la ciencia es imprescindible para el futuro del país. Por desgracia esta situación, en gran parte, está ligado a la baja calidad de la educación panameña en todos sus niveles”, afirmó.


Por su parte, el actual secretario Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, Jorge Motta, asegura que no hay evidencia que indique que la inversión en Investigación y el Desarrollo esté relacionada con el esfuerzo de los países por lograr niveles de Innovación. Sin embargo asegura que “si se dan las condiciones en paralelo a dicha inversión, las posibilidades de que se genere innovación, riqueza y desarrollo serán altas”, afirmando que actualmente Panamá cuenta con las condiciones necesarias para generar estas características en el país.

 

Fuga de cerebros

El ex secretario de la Senacyt, Escobar, asegura que a pesar de las inversiones que ha hecho el país en formar en el exterior especialistas e investigadores, los presupuestos asignados a la investigación e innovación no son suficientes, además de estar causando la fuga de cerebros en Panamá. “Ahora tenemos un número mayor de investigadores potenciales en Panamá, pero los recursos para hacer investigación no han aumentado proporcionalmente. En consecuencia, muchos no consiguen trabajo o trabajan en instituciones que no son las apropiadas para investigar”, afirma Escobar, quién concluye asegurando que considera “alarmante la situación, y un gran error estratégico nacional”.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.