text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Empoderamiento femenino desde la niñez

      
<strong>Uno de los rasgos del liderazgo es la valentía; pero usualmente a las niñas no se les enseña a ser valientes sino a ser perfectas</strong>. Con esta discusión la abogada estadounidense <strong>Reshma Saujani, fundadora y CEO de la ONG Niñas que codifican</strong> (Girls Who Code) <strong>plantea en una charla TED</strong> <strong>la importancia de enseñarles a las niñas a animarse a asumir riesgos y a ser imperfectas</strong>, ya que solo así podrán avanzar realmente en la sociedad. <br/><br/><br/>En un primer momento <strong>la conferencista comienza relatando una anécdota personal</strong> de cuando se postuló en el congreso, motivada por su ferviente deseo de participar en política. Reshma Saujani narró cómo disputó el puesto a una diputada que hacía años estaba en su cargo y nunca había enfrentado competencia al respecto. <br/><br/><br/>Luego de haberse ilusionado creyendo que podía ganar, Reshma perdió la elección. Pero, pero tal como asegura remarcando que lo que está contando no es una historia del fracaso ni de cómo ir hacia adelante, se trata sí de una historia de valor: <strong>“Tenía 33 años y era la primera vez en toda mi vida que había hecho algo realmente valiente, donde no me preocupaba ser perfecta.”</strong>, afirma. <br/><br/><br/>Y así continúa <strong>describiendo como muchas de las mujeres que conoce le cuentan cómo se inclinan a carreras y profesiones en las que saben que van a ser excelentes y perfectas</strong>. ¿Y cuál sería el problema de esto? Tal como lo explica Reshma, <strong>“A la mayoría de las niñas se les enseña evitar riesgos y fracasos</strong>. Se nos enseña a sonreír de manera bonita, a jugar seguro, sacar excelentes notas. <strong>A los niños, por otro lado, se les enseña a jugar rudo</strong>, columpiarse alto, gatear hasta la cima del pasamanos y despues saltar, de cabeza. <strong>Para cuando ya son adultos</strong>, ya sea que están negociando un aumento o pidiendo a alguien una cita, <strong>están acostumbrados a asumir riesgo tras riesgo</strong>. Se les recompensa por ello.”. <br/><br/><br/>Mediante otros ejemplos la conferencista demuestra como el <strong>“déficit de valentía” que se les impone a las niñas desde pequeñas les afecta el resto de la vida</strong> en su desempeño no solo personal sino profesional; a pesar de que en la mayoría de los casos las mujeres están más preparadas a nivel académico que los hombres. <br/><br/><br/>Así Reshma cita también un experimento de la psicóloga Carol Dweck, en el cual ésta observó cómo los niños enfrentaban una tarea difícil como un reto, mientras que las niñas (que tenían mejores notas incluso en materias como ciencia o matemáticas) se daban por vencidas rápidamente. “<strong>La diferencia está en cómo los chicos y las chicas enfrentan un reto</strong>, y esto no termina en 5º grado. Un reporte de HP encontró que los hombres solicitan un empleo si cuentan con solo un 60% de las cualificaciones, pero las mujeres lo solicitan solo si reúnen el 100 % de las cualificaciones.”. El estudio, dice, <strong>“es evidencia de que las mujeres han sido socializadas para aspirar a la perfección”</strong>. <br/><br/><br/><strong>La programación para desarrollar la valentía</strong><br/><br/>En el 2012 Reshma fundó la ONG <a href=https://girlswhocode.com/ target=_blank>Girls Who Code</a> dónde se les <strong>enseña a las niñas a codificar</strong>, “Y lo que encontré es que <strong>al enseñarles a codificar las había socializado para ser valientes, ya que codificar es un proceso interminable de ensayo y error</strong> (…) Requiere perseverancia. Requiere imperfección. (…) <strong>Cuando enseñamos a las niñas a ser valientes</strong> y tenemos una red de apoyo animándolas <strong>van a crear cosas increíbles</strong>, y esto lo veo todos los días.”. <br/><br/><br/><strong>Enseñar a las niñas a ser imperfectas es enseñarles a ser valientes</strong>, a animarse a crear y no quedarse paralizadas por temor a fracasar. “Para que la economía estadounidense, o cualquier economía crezca, para verdaderamente innovar, no podemos dejar atrás a la mitad de la población. <strong>Tenemos que enseñarles a ser valientes en las escuelas y al principio de sus carreras, cuando hay más potencial de impactar sus vidas y las vidas de otros</strong>, y tenemos que mostrarles que las vamos a amar y a aceptar no por ser perfectas sino por ser valientes.”, concluyó Reshma en esta charla TED sin desperdicio. <br/><br/><br/><strong>Ve la charla TED completa de Reshma Saujani</strong><br/><br/><br/><iframe width=640 height=360 src=https://embed.ted.com/talks/reshma_saujani_teach_girls_bravery_not_perfection frameborder=0 scrolling=no webkitallowfullscreen=webkitallowfullscreen mozallowfullscreen=mozallowfullscreen allowfullscreen=allowfullscreen></iframe>
Fuente: Shutterstock
Uno de los rasgos del liderazgo es la valentía; pero usualmente a las niñas no se les enseña a ser valientes sino a ser perfectas. Con esta discusión la abogada estadounidense Reshma Saujani, fundadora y CEO de la ONG "Niñas que codifican" (Girls Who Code) plantea en una charla TED la importancia de enseñarles a las niñas a animarse a asumir riesgos y a ser imperfectas, ya que solo así podrán avanzar realmente en la sociedad.


En un primer momento la conferencista comienza relatando una anécdota personal de cuando se postuló en el congreso, motivada por su ferviente deseo de participar en política. Reshma Saujani narró cómo disputó el puesto a una diputada que hacía años estaba en su cargo y nunca había enfrentado competencia al respecto.


Luego de haberse ilusionado creyendo que podía ganar, Reshma perdió la elección. Pero, pero tal como asegura remarcando que lo que está contando no es una historia del fracaso ni de cómo ir hacia adelante, se trata sí de una historia de valor: “Tenía 33 años y era la primera vez en toda mi vida que había hecho algo realmente valiente, donde no me preocupaba ser perfecta.”, afirma.


Y así continúa describiendo como muchas de las mujeres que conoce le cuentan cómo se inclinan a carreras y profesiones en las que saben que van a ser excelentes y perfectas. ¿Y cuál sería el problema de esto? Tal como lo explica Reshma, “A la mayoría de las niñas se les enseña evitar riesgos y fracasos. Se nos enseña a sonreír de manera bonita, a jugar seguro, sacar excelentes notas. A los niños, por otro lado, se les enseña a jugar rudo, columpiarse alto, gatear hasta la cima del pasamanos y despues saltar, de cabeza. Para cuando ya son adultos, ya sea que están negociando un aumento o pidiendo a alguien una cita, están acostumbrados a asumir riesgo tras riesgo. Se les recompensa por ello.”.


Mediante otros ejemplos la conferencista demuestra como el “déficit de valentía” que se les impone a las niñas desde pequeñas les afecta el resto de la vida en su desempeño no solo personal sino profesional; a pesar de que en la mayoría de los casos las mujeres están más preparadas a nivel académico que los hombres.


Así Reshma cita también un experimento de la psicóloga Carol Dweck, en el cual ésta observó cómo los niños enfrentaban una tarea difícil como un reto, mientras que las niñas (que tenían mejores notas incluso en materias como ciencia o matemáticas) se daban por vencidas rápidamente. “La diferencia está en cómo los chicos y las chicas enfrentan un reto, y esto no termina en 5º grado. Un reporte de HP encontró que los hombres solicitan un empleo si cuentan con solo un 60% de las cualificaciones, pero las mujeres lo solicitan solo si reúnen el 100 % de las cualificaciones.”. El estudio, dice, “es evidencia de que las mujeres han sido socializadas para aspirar a la perfección”.


La programación para desarrollar la valentía

En el 2012 Reshma fundó la ONG Girls Who Code dónde se les enseña a las niñas a codificar, “Y lo que encontré es que al enseñarles a codificar las había socializado para ser valientes, ya que codificar es un proceso interminable de ensayo y error (…) Requiere perseverancia. Requiere imperfección. (…) Cuando enseñamos a las niñas a ser valientes y tenemos una red de apoyo animándolas van a crear cosas increíbles, y esto lo veo todos los días.”.


Enseñar a las niñas a ser imperfectas es enseñarles a ser valientes, a animarse a crear y no quedarse paralizadas por temor a fracasar. “Para que la economía estadounidense, o cualquier economía crezca, para verdaderamente innovar, no podemos dejar atrás a la mitad de la población. Tenemos que enseñarles a ser valientes en las escuelas y al principio de sus carreras, cuando hay más potencial de impactar sus vidas y las vidas de otros, y tenemos que mostrarles que las vamos a amar y a aceptar no por ser perfectas sino por ser valientes.”, concluyó Reshma en esta charla TED sin desperdicio.


Ve la charla TED completa de Reshma Saujani



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.