text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Por qué es importante no quejarse

      
Fuente: Shutterstock

Las personas quejosas invaden el ambiente de energía negativa. A nadie le gusta estar todo el tiempo escuchando las quejas del otro, más cuando se quejan de todo: si hace frío, si hace calor, si llueve o si el sol está muy fuerte, hay personas a las que parece que nada les viene bien. Dejar la queja de lado o no compartir tanto tiempo de tu día con los quejosos te ayudará a atraer cosas positivas a tu vida.  


La queja no es solo un hábito negativo, sino que es una cuestión que tiene gran impacto en la percepción que tienes de tu propia vida, de tu felicidad, de tus relaciones, de tu trabajo y de todo lo que te rodea; influyendo en tu autoestima y en tu manera de encarar las situaciones y sobre todo las adversidades.


Las personas que se quejan todo el tiempo sienten que son víctimas de todas las situaciones; y a pesar de que la queja no soluciona nada y al contrario empeora las cosas, muchas personas toman este camino y, además de afectarse a ellas mismas, hacen que todo el resto lo padezca. Las personas quejosas, así como las criticonas y todo tipo de “personas tóxicas”, tienen el poder de “contaminar” todo a su alrededor y hasta de influir de forma negativa en el estado de ánimo de los demás.


Llegado a este punto ya hemos comprendido que de nada sirve quejarse, por lo que debemos tomar acciones para terminar con este tipo de mal hábito que denota insatisfacción constante. Descubre algunos pasos que te orientarán para dejar de quejarte todo el tiempo.


4 pasos para dejar de quejarse



1 – Detecta el motivo de tus quejas

Si te escuchas y te prestas atención verás que siempre te quejas más o menos de las mismas cosas. Se trata de acciones, situaciones, lugares o personas que te molestan por demás y con los que te cuesta mucho lidiar; pero justamente, reconocer el motivo de tu inconformidad será clave para que puedas descubrir la mejor manera de encontrar la solución o convivir con eso que tanto te molesta, sobre todo si es algo que no puedes cambiar.


2 – Contrarresta tus quejas con un pensamiento positivo


Ante una queja anula rápidamente la oración y reemplázala por un enunciado positivo. Parece absurdo pero lo cierto es que funciona. Cuando comienzas a repetir todo el tiempo una actitud ésta luego se convierte en hábito, por lo que si a cada vez que piensas “que molesta estoy de tomarme el autobús” lo anulas y reemplazas por un “que afortunada soy de tomarme el autobús” pronto tu mente estará invadida de pensamientos positivos. Pruébalo e insiste en eso.


3 – Proponte soluciones

Las quejas son insatisfacciones, es decir algo que te molesta y te impide sentirte bien. ¿Y de qué manera podrías sentirte bien cuando algo te molesta? Pues solamente buscando una solución a tu dilema. Siempre habrá algo que te moleste, pero tu manera de enfrentar esas cosas hará la diferencia. La próxima vez, ante un mínimo indicio de queja piensa en la solución.


4 – Sé agradecido

No enfoques tus pensamientos en lo que te falta o lo que te molesta. Ser agradecido te hará darte cuenta de todo lo que tienes para ser feliz. Se trata de cambiar el chip y ver que todo lo malo no te está pasando a ti; sino al contrario. Piensa y enlista todas las cosas que tienes, desde lo material a lo no material (una casa para dormir cuando llueve, una computadora o teléfono inteligente donde estás leyendo este artículo, el afecto de tus amigos y cientos de cosas buenas que te rodean). Esto influirá en tu estado de ánimo y por consiguiente en la manera de reaccionar ante las situaciones, volviéndote una persona altamente positiva.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.