text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La Universidad de Panamá patenta su primera vacuna como resultado de una investigación

      
Autor: Eduardo Hildt  |  Fuente: Flickr

Una investigadora panameña en conjunto con la Universidad de Panamá (UP) y la Universidad de Granada patentaron una vacuna contra los tórsalos, tratándose de la primera patente de investigación que obtiene la UP y de una esperanza para los ganaderos de paliar las pérdidas económicas que provocan estas larvas.

 

Lee también
» Posible vacuna contra el tórsalo
» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes
» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK

 

La investigadora llamada Argentina Ying presentó hace algunos años una solicitud de financiamiento a la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) con el objetivo de poder plasmar su proyecto; pero la Senacyt se lo negó en ese momento por tener otras prioridades. Sin embargo, en 2005 lo intentó nuevamente y esta vez logró conseguir $20 mil como capital semilla para su proyecto.

 

Para poder llevar adelante su investigación, Ying no solo debió ajustarse a un presupuesto muy inferior para lo que requiere una emprendimiento así; sino que también tuvo que lidiar con la “rareza” de su invención, ya que las prioridades para investigar en vacunas tenían que ver con las que atacaban virus y bacterias. Sin embargo, la investigadora estaba empeñada en su trabajo y mediante un estudio realizado en la Facultad de Economía pudo extraer el dato de que las infecciones de tejidos representaban una pérdida de $13 millones anuales a los ganaderos.

Para poder realizar las pruebas en más animales, la investigadora espera que le asignen más recursos económicos

Finalmente, luego de recolección de muestras y su posterior trabajo de laboratorio desarrollado en la Facultad de Medicina, Ying y su equipo pudieron detectar una proteína que era reconocida por los sueros de los animales afectados, hallazgo que finalmente pudieron convertir en vacuna.

 

Si bien la inyección está en fase experimental, se continuará el testeo con más animales para luego poder comercializar el producto a gran escala, etapa de la que Ying se desliga. “Esta es la primera patente que tiene la UP como resultado de una investigación. Se han patentado marcas o libros, pero es la primera vez que se patenta el resultado de una investigación”, asegura la docente e investigadora a La Estrella de Panamá. La investigación en su fase inicial ha demostrado hasta ahora que la vacuna logró disminuir la infección de los tejidos en un 86%, además de que los animales vacunados no registraron padecimiento de la enfermedad.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.