text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Malos hábitos que te distraen al estudiar

      

Estar concentrados en el trabajo que estamos haciendo o en la lección que queremos aprender es fundamental para que lo leído quede en nosotros como un conocimiento adquirido. Si intentas resolver un complejo ejercicio de matemática a la vez que estás pensando que en la noche te gustaría comer hamburguesas, posiblemente estés bastante lejos de enfocarte en la tarea. En palabras sencillas, si lo que tienes son malos hábitos a la hora de estudiar, es importante que puedas correjirlos lo antes posible. 

 

Lee también
» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK
» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes

 

¿Cuáles son las conductas que te distraen a la hora de estudiar y cómo modificarlas? Léelas y fíjate si reconoces alguna en ti:

 

Tener el teléfono móvil al lado y lo consultas constantemente


Este es un error muy común. Muchas personas creen que necesitan su teléfono como si se tratara de un órgano vital; pero la realidad es que si lo dejas guardado mientras estas estudiando no va a pasar nada grave. Aunque hagas el intento de no mirarlo porque lo tienes en silencio, es probable que no lo logres y termines consultándolo a cada rato; así que es mucho mejor que lo dejes en el lugar más alejado posible, y lo consultes solamente en los recreos que te concedas. Ya verás, tus horas de estudio van a ser mucho más productivas.

 


Habituarte a un único lugar para estudiar


Si eres de los que solo puede estudiar en un determinado sitio, como “ese escritorio” o “aquel pupitre”, piensa qué pasaría si tienes que dejar ese lugar por cualquier motivo. A muchas personas les pasa que se acostumbran a estudiar en lugares específicos y después sienten un conflicto cuando deben “mudarse”, aunque sea dentro de un mismo salón de clases. Una buena idea para evitar que te pase esto es que no intentes ocupar todos los días el mismo lugar para estudiar, ya sea en tu casa, en el salón o en la biblioteca. Eso sí, procura que a donde vayas a estar, sea un lugar que esté en buenas condiciones, es decir que tenga buena luz y la tranquilidad necesaria para que puedas concentrarte.

 

Creer que aprenderás todos los temas estudiando el día anterior


Este es tal vez de los errores más graves que cometen muchos estudiantes, dejar todo para último momento y después pretender “embutirse” las lecciones en la mente. Si ya los has hecho, bien sabes que no funciona (al margen del estrés que produce este tipo de situaciones). Nunca nada será mejor que estudiar de a poco, con tiempo para poder analizar y comprender las ideas, o incluso para consultarlas con el profesor o los compañeros cuando no han quedado claras. Si adquieres esta forma de estudio vas a comprobar que, a la larga, va a darte mucho menos trabajo y mejores resultados.

 

Estudiar mientras sigues con el resto de tus cosas


Intentar estudiar mientras desayunas o ves tú programa preferido de televisión entraría también dentro los considerados "malos hábitos" a los efectos de la concentración. Este tipo de actitudes solamente te hacen perder tiempo, ya que ni estás concentrado en un tema ni en el otro. 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.