text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Digitalización reemplaza a las bibliotecas tradicionales

      
Fuente: Universia

Panamá ha sido uno de los primeros países de América Latina en sumarse a esta moda tecnológica evolucionando del papel a lo virtual. Estudiantes, docentes o cualquier otro usuario de internet puede acceder al gran archivo de libros, textos, artículos y revistas que existe en la web de las universidades.

 

 

Lee también


» Aplicaciones para leer libros en la era digital 


» ¿Conoces los libros más leídos de la historia? 

 

 

Por ejemplo, la Universidad de Panamá (UP), adquirió recientemente una biblioteca virtual que cuenta con 10 millones de documentos digitales de los cuales 21.000 son de acceso público, disponibles para cualquier persona.

 

No sólo los usuarios de la web accederán a estos 20 mil documentos sino que tendrán la posibilidad de hacer consultas en línea que serán atendidas por el personal del Sistema de Bibliotecas de la Universidad de Panamá (Sibiup).

 

El servicio que se ofrece busca responder consultas respecto a libros o autores que puedan ser útiles para la investigación o tema que estén desarrollando los docentes o estudiantes.

 

Si bien la plataforma es de acceso público, los docentes y estudiantes de la universidad cuentan con una clave para obtener material exclusivo. Son más de 200.000 libros y 8 millones de revistas las que tienen disponible los usuarios registrados. Es importante mencionar que la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) ayudó a nutrir estas bibliotecas con 1,714 revistas.

 

Cabe destacar que la UP no es la única que cuenta con este beneficio. La Universidad Latina de Panamá (Ulat) también tiene disponible para sus docentes y estudiantes una biblioteca virtual.

 

La misma cuenta con 200.000 títulos, que van desde libros hasta revistas y otro tipo de documentos a los que podrás acceder ingresando a la web de la universidad.

 

Castillo y Arosemena, ambos representantes de la UP y la ULAT respectivamente, coincidieron en que las revistas son la mayor fuente de consulta tanto por los estudiantes como por los docentes.

 

Si bien los sistemas y la documentación están disponibles, los representantes también acordaron en que la adaptación y utilización de la biblioteca virtual no es muy conocida por las personas. Sumado al hecho de que el costo financiero implica un desajuste en las finanzas de las instituciones.

 

Por esa razón, insisten en capacitar a los docentes para que fomenten el uso de la biblioteca virtual en sus alumnos.

 

Aparte de esto, también el costo financiero se convierte en un desafío para las instituciones universitarias. Arosemena, comentó que  “Al tener la biblioteca actualizada y con libros de interés, los estudiantes se interesan en la universidad y al mismo tiempo nos da credibilidad, porque buscamos lo mejor para nuestros estudiantes y docentes”.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.