text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo actuar frente al acoso laboral

      
Fuente: Shutterstock

Así como el bullying ha ido en crecimiento en las instituciones educativas, el mobbing, su análogo en el ámbito laboral, también se hace cada vez más presente, incluso a veces de forma silenciosa. Esta práctica perjudicial realizada entre compañeros de trabajo no sólo tiene efectos negativos sobre la persona en concreto sino también sobre su productividad y por consecuente, puede obturar el crecimiento de una compañía o de un proyecto.

 

Lee también
» Panamá contra el Bullying o acoso escolar
» Cómo hacer que tu equipo aporte ideas
» Consejos para combatir el estrés en el trabajo 

 

Al mismo tiempo, las personas que practican el mobbing hacen que cueste sostener el día a día en la oficina y muchas veces se escudan en la complicidad o el silencio de otros compañeros. Esto deja aún más vulnerables y expuestas a las víctimas de este comportamiento, quienes deberán sobrellevar la situación lo mejor que puedan mientras la empresa no tome las medidas oportunas.

 

Conoce a continuación algunos consejos para actuar frente al fenómeno del mobbing en caso de que seas tú la víctima o, en su defecto, que necesites ayudar a un compañero que sufre esta situación:


1. No ocultes lo que sucede

Si consideras que estás sufriendo una situación de mobbing o ves a otro compañero del trabajo siendo víctima de situaciones de destrato o burla no mantengas el problema en silencio. Intenta conocer los motivos de la conducta del agresor, ya sea preguntándoselos directamente a él o a algún otro compañero allegado.

 

2. No respondas a la agresión con agresión

Si actúas impulsivamente sólo empeorarás la situación. Apelando a la frase de que la violencia sólo genera más violencia, concéntrate en mantener la calma para que el clima en la oficina no empeore aún más. Lo ideal ante las situaciones de agresión laboral es mostrarte fuerte y seguro de tí, respondiendo lo más indiferentemente posible a las provocaciones de tu agresor pero teniendo claro que si el problema comienza a pasar los límites lo hablarás con tus superiores.


3. No seas cómplice de otras situaciones negativas

El buscar cómplices es una de las actitudes comunes en las personas que practican bullying o mobbing. Si no eres tú sino un compañero de trabajo quien está siendo víctima de acoso laboral, no contemples esta situación poniéndote del lado de los responsables ni avalando sus comportamientos desde ningún lugar.

 

4. Mantente lo más lejos posible de quienes te molestan o agravian

Si la situación se prolonga en el tiempo haciéndote sentir incómodo y perjudicando tu rendimiento quizá debas pedir que, de ser posible, puedan trasladarte a otra oficina o departamento dentro de la empresa. Poderte sentir a gusto en tu lugar de trabajo es fundamental ya que pasas muchas horas de tu día allí, así que no temas solicitar el cambio y si tus superiores te preguntan las razones, quizá pueda ser una buena oportunidad para explicar claramente la situación.

 

5. Denuncia la situación

Ligado a lo que decíamos en el punto anterior, si las estrategias para sobrellevar la situación o llegar a un mejor clima laboral con tus propios compañeros no funciona, será hora de que plantees el problema ante tus jefes o ante los responsables de recursos humanos de la empresa con el objetivo de que se tomen medidas serias al respecto.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.